Jump to content
Sign in to follow this  
Blade Runner

Solo Bateristas

Recommended Posts

El pulso, el ritmo, el músculo y el nervio de la música están en la batería. Han habido una tonelada de grandes bateristas, pero aquí dejamos un breve listado de aquellos que despuntaron en sus bandas, literalmente la rompieron y llevaron a su instrumento varios pasos más allá.

John Bohnam
Para muchos el Número 1; Para varios otros, si no lo es, siempre en el top 3. El batería de Led Zeppelin era tan importante que, tras su muerte, Page, Plant y Jones juraron no hacer música nunca más bajo el nombre de su banda. Y cuando quisieron volver, John Paul Jones les recordó el código de honor. Tuvieron que hacerlo como Page & Plant.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Z_nU_VFvIZs

Share this post


Link to post
Share on other sites

Keith Moon
El quilombo que armaba Keith Moon era tal que ocultaba sus evidentes dotes con las baquetas. Dueño de un estilo único, el recuerdo de Moon sobrevive a su temprana partida terrenal.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Neil Peart
No puede haber un concierto de Rush sin el solo de Neil Peart. Con el se completa esa trifecta indiscutible de bateros, junto a Bonham y Moon. Además de su perfección, se le suma el hecho de haberse recuperado musicalmente tras sufrir dos terribles golpes en menos de un año (la muerte de su esposa por enfermedad y la de su hija en un accidente).

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Ginger Baker
Anda muy cerca del trío de superdotados. Ginger Baker, en su larga carrera, despuntó mayormente como el batero del supergrupo Cream, al lado de Eric Clapton y Jack Bruce. Una bestia, tenía que serlo, había que estar a la altura!

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Buddy Rich
Quizás el más técnico. Rich aunaba ritmo y precisión y disfrutó de una carrera larga, en la cual tocaría hasta muy poco antes de su muerte. El jazz en estado puro.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Al Jackson Jr
Todo el mundo le debe algo a Al Jackson. Si fuera porque lo dijo un baterista, sería suficiente halago. Que lo digan MUCHOS es otra cosa. A diferencia de varios, a Jackson le cortaron pronto sus alas, al ser asesinado en su hogar mientras se defendía de un robo. Se merece un homenaje "The Human Timekeeper".

 

https://www.youtube.com/watch?v=L3MWu6LhWQ8

Share this post


Link to post
Share on other sites

Topper Headon
Dentro de los músicos de The Clash, Topper Headon era el diferente. Porque Mick Jones, Joe Strummer y Paul Simonon eran okupas de Londres que en sus inicios tocaban apenas sus instrumentos. Pero Headon venía tocando desde los 12 años en diferentes bandas de jazz y había soportado su duro aprendizaje en los escenarios. Le dio un toque de profesionalismo a The Clash y con su fina técnica la banda pudo superar sus propios márgenes.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Stuart Copeland
Relegado a la sombra de Sting y Andy Summers, Stuart Copeland era el tipo simpático y agradable de la banda, además de ser un eximio batero. En varios rankings siempre aparece en el Top 10. Notable.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Mike Portnoy
Miembro fundador de Dream Theather, se destacó de tal manera que fue elevado a los altares musicales por aquellos bateros que lo ven como el sucesor natural del legado musical del gran Neil Peart. Otra de las gracias de Portnoy es que, ya alejado de Dream Theather, ha mantenido una carrera musical enfocada en la excelencia y de gran nivel.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Jimmy Chamberlin
La precisión de Chamberlin era uno de los toques de magia de Smashing Pumpkins. Sin embargo, las cosas se torcieron cuando fue sindicado como uno de los responsables de la muerte de uno de los musicos de apoyo de la banda por sobredosis de heroína. Pero el pelado Corgan no lo olvidó, consicente de que era el único músico de nivel que tenía en los Pumpkins. Cuando los Pumpkins entraron a dique seco, Corgan llamó a Chamberlin para trabajar con él. Y también está presente en la vuelta de la banda a los escenarios.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Doug "Cosmo" Clifford
Los Creedence Clearwater Revival vivían en el nivel compositivo de John Fogerty, pero el respaldo de este eran las buenas manos del bajista Stu Cook y los buenos brazos de "Cosmo" Clifford. Un batero de buen nivel que se adaptaba de maravillas a los requerimientos de John Fogerty.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Mitch Mitchell
Era el útlimo que quedaba de la Jimi Hendrix Expierence? El gran Jimi confíó a full en Mitchell y este no lo defraudó. Versátil e imaginativo, siempre dió con el ritmo necesario para estar a la par del par de genios con los que trabajaba.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Jaki Liebezeit
Can trajo las matemáticas al mundo de la música. La precisión y el libre tránsito de todos los integrantes en busca de ese límite que nadie podía romper tenía como sostén el pulso más firme que se ha visto, el de Jaki Liebezeit. Y es que Can era así, todos podían tocar lo que quisieran, pero debían respetar los patrones de Liebezeit.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Phil Rudd
Hoy por hoy, Rudd es noticia más por las toneladas de causas judiciales que tiene en su contra que por sus habilidades como batero. Sin Rudd, sencillamente AC/DC suena distinto. El golpe seco, frío, preciso de Rudd no puede ser imitado. Punto.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Y uno chileno: en las listas de bateros notables a nivel mundial, no podía faltar Gabriel Parra. Admirado por Neil Peart. No cualquiera logra ese halago.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

En un listado de grandes bateros, no suele aparecer mucho el nombre de Andrew Ranken. No es del gusto general ni tampoco tiene los brazos más firmes, pero lo de Ranken es un endiablado ritmo gaélico como solo un irlandés puede hacerlo y un sonido muy suave y aterciopelado, cuando The Pogues y Shane McGowan destilaban (literalmente) esas bellas baladas que hablan de heroes perdidos o de sueños que pueden nacer en navidad. Creatividad e imaginación.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Alban Pfisterer o más conocido como Snoopy, fue el batero más prominente de los olvidados Love. Antes de que estallaran las rencillas internas que mataron a la banda, Snoopy era el cable a tierra entre las pésimas relaciones de Arthur Lee y Bryan McLean, además de llevar la voz cantante y cortar musicalmente las mejores ideas que darían a cabo tres discos notables y uno de ellos, el invencible "Forever Changes" como candidato de fierro a mejor disco de la historia. Cuando Snoopy se aburrió del odio parido cada vez más fuerte entre Lee y McLean, ahí mismo se acabó Love. Aparte de su paciencia, Pfisterer tenía buenos brazos, pero su legado cada día se apaga más en el olvido en el que lamentablemente, cayó una banda tan grande como lo fue Love.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lo de Rick Allen es más que un voto de simpatía o un premio al mayor logro. Ser el baterista de una banda tan llena de energía como Def Leppard es ya de por sí todo un mérito, pero si se toma en cuenta que Allen perdió su brazo izquierdo en un lamentable accidente automovilístico y todo lo que le costó salir de ese infortunio, su mérito es doblemente mayor. Con la ayuda inestimable del batero de Status Quo Jeff Rich, pudo desarrollar un sistema dónde sus pies se llevaban el protagonismo y a la vez soltar lo mejor posible su brazo derecho. Y más encima toca bien. Que más que agregar.

 

https://www.youtube.com/watch?v=0UIB9Y4OFPs

Share this post


Link to post
Share on other sites

Bill Berry era el cuarto pilar de REM. Su precisión era legendaria, así como su simpatía y cercanía con los fans de su banda. Pero en 1997, Berry tuvo que abandonar a REM en Suiza, producto de un aneurisma que no alcanzó a causar daños más severos. Pero la orden médica fue tajante: no podía volver a los escenarios. El stress de los conciertos y los viajes interminables podían resultar en otro aneurisma que lo podía atacar en cualquier lugar. No hubo otra. Berry salió de la banda y REM perdió el ímpetu arrollador que traía. De ahí en más, los álbumes de REM eran buenos y regulares, pero algo de ese espíritu de Athens, Georgia se había perdido.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Dave Lombardo, el mejor baterista de metal de la historia (al menos para mi), marca registrada de la mejor época de Slayer..

 

Una verdadera máquina a la hora de ejecutar sus golpes, técnica. precisión, rapidez y brutalidad..

 

 

 

Pd: Lo vi en vivo el 2011, cuando Slayer toco en el Movistar Arena, una verdadera máquina.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Cuando a fines de los 80 la fusión entre la música de baile y las guitarras ácidas amenazaba con conquistar el mundo, todo el mundo comenzó a (re)mirar a Manchester y a sus dos principales puntas de lanza, como The Stone Roses y Happy Mondays. Pero si los Mondays eran músicos correctos, en The Stone Roses todos admiraban la pose de Ian Brown, la imaginación de John Squire, el ritmo de Gary Mounfield y, por sobre ellos, la técnica depurada de Alan Wren, más conocido como Reni. El gran Reni marcaba firme los fabulosos ritmos de canciones complejas como Fools Gold o Shoot you down sencillamente elevaba a la banda al próximo nivel. No en vano su primer disco es tan brillante que se cataloga entre los mejores salidos de UK.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Antes que la leyenda Buddy Rich, estaba Gene Krupa. El día de hoy podemos ver algunas de sus acrobacias como algo frecuentes, pero entre todos, él las hizo primero, a él se les ocurrió esos trucos en apariencia sencillos, pero a la larga super eficaces. Imaginación y creatividad al servicio de la batería. El primero en romper los límites.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Mike Joyce quizás no figure en los podios bateros, pero lo suyo, al igual que a su colega bajista Andy Rourke, era estirar bien y firme los brazos, todo para poder estar a la altura de los requerimientos de Morrissey y de Johnny Marr, para esa amplia amalgama de estilos que eran The Smiths. Sobrio y eficaz.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Si no ubicas el nombre de Hal Blaine, entonces debes preocuparte. Blaine es el batero por excelencia de Los Angeles, músico de sesión para productores de la talla de Phil Spector y para músicos del calibre de Frank Sinatra, Beach Boys y el mismisimo Rey, quien exigía bajo contrato la presencia de Blaine en sus discos de estudio. Algo más? 40 canciones número 1, más de 150 en el Top Ten, y por masacre el baterista más grabado de la historia. Tanto así, que el mismo Blaine dice, con esa humildad y extrema sencillez que lo caracteriza "Perdí la cuenta después del número 35.000". Pedazo de Crack.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

La leyenda dice que Benny Benjamin, producto de esa terrible adicción al alcohol que se lo llevaría en 1969, dormía plácidamente una monumental mona en pleno estudio de grabación. Berry Gordy, jefe supremo de esa máquina de construir carreras y éxitos como era Motown Records, lo despertó de súbito y Benjamin, en una mezcla de sueño y agitación, exclamaría "Papa Zita", frase que nunca pudo explicar de dónde salió y que se convirtió de inmediato en su apodo por excelencia. Papa Zita era tan completo que Berry Gordy, famoso por soportarles bastante poco a sus estrellas de Motown, le perdonaba todo y lo que sea a Benny, con tal de que estuviera siempre presente. Es más: Gordy solo trabajaba con Papa Zita en su afamado estudio, negandose de plano siquiera considerar la idea de reemplazar al gran batero quien sería mentor nada menos, que de todo un Little Stevie Wonder. "Tenía un pulso que mantenía el ritmo mejor que un metrónomo". Y si lo dice Berry Gordy, mucho de razón debe tener.

 

https://www.youtube.com/watch?v=6IUG-9jZD-g

Share this post


Link to post
Share on other sites

Cuando The Rolling Stones comenzaban sus andaduras en el mundo de la música, solo eran unos peleles hasta que apareció Charlie Watts. Porque ni Keith Richards era tan bueno ni Mick Jagger tan provocador. Les faltaba la seriedad y el profesionalismo de un batero que ya llevaba años de circo, dueño de un golpe que podía adaptarse a sus variados tonos y ritmos. Con Watts en las baquetas, los Stones por fin, pudieron dar la talla.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Vinnie Colaiuta:

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Esta es de excepción: una banda con dos guitarras solistas, un tecadlista cantante, un bajista solido, y dos bateristas (?!). El amplio arco de estilos que eran la marca y sello de calidad de The Allman Brothers Band dio para generar un grupo que, en vivo, era una auténtica aplanadora. Y mucho tenían que ver en el asunto sus dos bateros, Butch Trucks (blanco) y Jai Johany Johanson (negro). Desde atrás, el entendimiento y la compenetración era tan absoluta que no parecían dos baterías, parecían veinte. Y dio para una de las grandes anécdotas de esa tropa de forajidos que era la banda de los Hermanos Allman: encarados por miembros del KKK que les reprochaban tener a un músico de color en sus filas, Gregg Allman se emputeció con el provocador: "Jay es mi hermano, es tan sureño como yo y yo no le voy a hacer caso a un puto imbécil que esconde su cara tras una sábana" arrebatandole la mascara al encarador. Un tema que pudo resultar una tremenda batahola, porque los demás KKK se quisieron lanzar contra Allman, pero a la vez Dickey Betts sacaba su escopeta, Duane Allman un machete y saltaban al ruedo Trucks y Berry Oakley. Nunca más el KKK hueveó en su vida a The Allman Brothers Band. Ritmp y precisión al servicio de la mejor música del sur.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Como escribió uno de los cronistas de los varios libros sobre YES, Bill Bruford era en el rock setentero el polo opuesto de Keith Moon: mientras éste último llenaba todos los espacios sonoros con su metralla, Bruford dejaba los dejaba respirar; pocos golpes, pero de buen gusto y - sobre todo - imprevisibles.

 

Bruford, Squire, Wakeman, Howe & Anderson: "Heart of the Sunrise" (1972)

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Philip Collins

 

 

Genesis: "Robbery, Assault and Battery"

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×